fbpx
Quiero alquilar una vivienda

Quiero alquilar una vivienda

Quiero alquilar una vivienda, por donde empiezo

Una vez que te has convencido de que mantener una vivienda desocupada solo genera gastos y te has decidido a alquilarla, llega una segunda parte que es la de ponerte manos a la obra para lograrlo efectivamente.

Para conseguir que ese inmueble comience a generarte un retorno económico tienes dos opciones:

1) Gestionar tú mismo el alquiler, sin intermediarios

2) Poner tu vivienda en manos de una agencia inmobiliaria

Para que te hagas una idea de lo que te espera con cada una de ellas, aquí tienes los pasos a dar en cada caso.

Gestionar tú mismo el alquiler

Para llevarlo a cabo por ti mismo, tendrás, antes que nada, que dar de alta los suministros en caso de que no lo estén,  y contactar con un técnico para obtener el certificado de eficiencia energética.

Estos son pasos previos imprescindibles que se necesitan para poner una vivienda en alquiler.

Lo siguiente que tendrás que hacer es elegir uno o varios portales inmobiliarios para colocar tu anuncio.

En el anuncio tienes que detallar toda la información que pueda ser relevante para posibles interesados, como puede ser si el piso se alquila con o sin muebles, qué servicios se ofrecen, en qué zona está, cuantos metros tiene, y por qué periodo se desea alquilarlo, además, claro está, del precio que se pide por él.

Luego tendrás que acompañar el anuncio de fotografías que habrás hecho previamente, puesto que los anuncios sin imágenes tienen muy poca respuesta y tus posibilidades de alquilar la vivienda se reducirían notablemente.

Lo siguiente es acondicionar el piso, bien sea a nivel de limpieza o de mejoras que puedan necesitarse, para que las personas interesadas tengan una impresión favorable al visitarlo.

A continuación tendrás que atender los mensajes y llamadas que te lleguen, concertar visitas y mostrar el piso.

Una vez hecho ésto habrá personas interesadas en alquilarlo y otras que no lo estarán. Tu siguiente tarea será decidir quien, entre los interesados, cumple con los requisitos adecuados para ser un buen inquilino.

Este punto es importante, porque lo último que quieres es un inquilino moroso, así que tendrás que establecer ciertas garantías e investigar su situación de solvencia.

Por último, una vez que hayas dado con el candidato que consideras ideal, falta concretar el acuerdo  por medio de un contrato, para lo cual probablemente tengas que visitar a un abogado que te aconseje acerca de qué cláusulas debes incluir para estar cubierto ante cualquier posible acontecimiento.

Después de este largo camino, por fin podrás rubricar el contrato con tu inquilino y comenzar a obtener un rendimiento económico de tu vivienda.

Poner el tema en manos de una agencia inmobiliaria

Seguro que no pensabas que alquilar una vivienda conllevaba tanto trabajo. Por eso mucha gente prefiere la segunda opción, que es dejarlo en manos de profesionales inmobiliarios que se encargan de la gran mayoría de esas tareas.

Evidentemente no lo hacen gratis, y poner tu casa en alquiler a través de una agencia supone tener que pagar una comisión,  a cambio del servicio que recibes, ese pago está más que justificado.

¿Cuanto vale tu tiempo? ¿Tienes idea de la cantidad de llamadas y whatsapps que hay que atender cuando se pone un anuncio? ¿De la cantidad de visitas que se realizan para ver una vivienda en alquiler? ¿De los problemas que se originan a la hora de cobrar la cuota del alquiler?

Todas estas tareas quedan en manos del profesional inmobiliario, el cual, además, tiene la necesaria experiencia para lidiar con todas estas situaciones de la forma más eficaz posible.

Si necesitas poner en alquiler tu vivienda no lo dudes y contacta con Proventa.  Haremos el proceso mucho más sencillo para ti.

Deja una respuesta