fbpx
4 consejos para evitar inquilinos morosos

4 consejos para evitar inquilinos morosos

Temores

Uno de los temores que todo propietario tiene a la hora de alquilar su vivienda es hacerlo a un inquilino que termine por no pagarle.

Además del problema económico que supone, cuando se da un caso así, no hay más remedio que acudir a la justicia, con lo que se generan nuevos gastos y además se incrementa el nivel de estrés.

Por eso, lo mejor es tomar precauciones y asegurarse desde un inicio de que no nos vamos a ver en una circunstancia como ésta. Para ello, aquí te ofrecemos 4 consejos que te ayudaran a evitar inquilinos morosos.

Recoge tanta información sobre el inquilino como te sea posible

Cuanta más información puedas obtener de la persona que quiere alquilar tu vivienda, más elementos de juicio tendrás para decidir si es o no la idónea.

Desde el contacto cara a cara para ver qué sensaciones te provoca hasta el requerimiento de documentación que acredite su situación de solvencia, pasando por la consulta de los ficheros de morosidad, toda información es válida para determinar si te inspira confianza.

No vas a tener una garantía total sobre el pago, pero sí que vas a poder hacerte una idea de si se trata de un perfil de riesgo o no, lo cual ya es un factor importante a la hora de decidir.

Detalla todo en un contrato

Si el posible inquilino te inspira la suficiente confianza el siguiente paso es detallar cada punto importante en un contrato de arrendamiento.

En este documento han de quedar muy claras todas las posibles situaciones que puedan presentarse durante el periodo de duración del acuerdo y qué soluciones se fijan para cada una de ellas, además, claro está, de especificar el coste del alquiler y el modo de pago.

Bajo ningún concepto aceptes un acuerdo verbal por mucha confianza que te pueda inspirar la persona, ya que en ese caso no tendrás instrumentos sólidos para reclamar en caso de impago o ante alguna discrepancia que pueda surgir.

Mantén un buen canal de comunicación

Aunque como propietario puedes ser flexible ante imprevistos, es importante que mantengas una comunicación fluida con el inquilino cuando se producen irregularidades en los pagos y que le hagas saber que hay unos límites.

Puedes marcar un periodo de gracia si así lo deseas porque entiendas que hay imponderables, pero lo ideal es que establezcas un periodo máximo tras el cual tendrá que pagar un coste adicional y que se lo recuerdes cuando se presente esta situación.

Recurre a profesionales inmobiliarios para gestionar tu alquiler

Otra opción, si quieres librarte de los quebraderos de cabeza que ocasiona la gestión del alquiler de un inmueble es que lo dejes en manos de profesionales inmobiliarios. En Proventa nos aseguramos de que los pagos se realizan puntualmente y de que tu propiedad se alquila únicamente a personas que tienen la necesaria solvencia para hacer frente a las mensualidades.

Deja una respuesta